[:es]Pesquisa de ataque de 1979 en P.Rico rinde frutos[:]

Las autoridades confían en que finalmente se hará justicia por el ataque de independentistas puertorriqueños en 1979 en que murieron dos marineros estadounidenses y 10 resultaron heridos.

[:es]SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — Las autoridades confían en que finalmente se hará justicia por el ataque de independentistas puertorriqueños en 1979 en que murieron dos marineros estadounidenses y 10 resultaron heridos.

La nueva perspectiva surge tras la captura de Juan Galloza Acevedo, quien vivía una jubilación tranquila en las afueras de San Juan cuando recibió una llamada de la policía, diciéndole que fuera a la estación policial porque su vehículo había estado involucrado en un accidente.

Cuando Galloza llegó al cuartel, agentes federales lo detuvieron.

"Obviamente no esperaba vernos allí", expresó el agente Tim Quick del Servicio de Investigaciones Penales de la Armada.

Galloza, de 78 años, fue sentenciado recientemente, y las autoridades esperan que pronto puedan detener a otros independentistas puertorriqueños que cometieron actos violentos en las décadas de 1970 y 1980.

"Vemos el potencial de arrestos adicionales", comentó Quick.

Galloza, quien el 8 de mayo fue sentenciado a cinco años de cárcel, desempeñó un papel menor en el ataque, perpetrado por el grupo Los Macheteros en venganza por la muerte de un activista en una cárcel en Estados Unidos.

Los agresores dispararon fusiles y ametralladoras contra un autobús que llevaba 17 marineros de una base de la Marina en Sabana Seca.

En cierto momento se llegó a sospechar de 13 personas como involucradas en el atentado. Cuatro han fallecido, entre ellas un hombre que las autoridades dicen murió en una riña relacionada con drogas.

Los funcionarios se negaron a dar más detalles del caso, debido a que la investigación sigue en curso.

Las autoridades federales reanudaron la pesquisa tras los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001, cuando la atención del gobierno se volcó al tema del terrorismo. Aun así, mucha gente cuestiona si vale la pena el esfuerzo y el dinero, comentó Lou Eliopulos, director de la Oficina Forense del Servicio de Investigaciones Penales de la Armada.

"Fue una hazaña monumental haber hecho esta investigación", dijo, destacando la suerte que tuvieron los agentes porque un detective puertorriqueño que se había retirado preservó las evidencias. "Hubo gente que nos preguntaba por qué estábamos haciendo esto, por qué, si nunca llegaríamos a tribunales".

Galloza es uno de los que se pregunta por qué las autoridades se dedicaron a un caso tan antiguo.

"Dios imparte justicia", dijo en una entrevista con la AP desde la cárcel en la ciudad de Nueva York. "¿Qué se gana con atrapar a alguien y hacerle pagar por algo después de tantos años?"
La viuda de uno de los marineros muertos tiene una opinión distinta.

Patty Ball reconoció que Galloza expresó remordimiento y pidió perdón a los familiares de las víctimas en su audiencia de sentencia en Nueva York, pero dijo que no era suficiente.

"Esto no se trata de perdón, se trata de justicia y responsabilidad", dijo Ball en entrevista telefónica. "Creo que es necesario que la gente rinda cuentas por sus acciones. No importa qué tan viejo sea este caso".
[:]
DANICA COTO
Agencia Prensa Asociada

Acerca del Autor
PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com