Imagínese La Virgen de Guadalupe Mandada de Vuelta a México

Seguramente, la mayor parte de los latinos de Nevada ven en Mrs. Clinton el estancamiento económico y un Gobierno que nos asfixia,

A Mrs. Clinton le gusta hacernos creer que es solidaria y amiga de los latinos, pero no es cierto.

Estas elecciones son determinantes para la preservación de nuestros valores cristianos y de nuestra libertad para practicar la religión abiertamente, sin represalias ni discriminaciones.  Es importante defender nuestros ideales, antes de que sea demasiado tarde.  Clinton se opone a la religión.  Puede que Trump no sea religioso, pero no es contrario a la religión.  Trump nos dejaría en paz.  Clinton, no.

Seguramente, la mayor parte de los latinos de Nevada ven en Mrs. Clinton el estancamiento económico y un Gobierno que nos asfixia, cuando lo que queremos son oportunidades de trabajo y de progreso social. Además, es degradante cómo juega con el victimismo y con la carta racial. Estamos hartos. Mrs. Clinton nos ve como números, como meros votos y no como personas. Confunde la dignidad con la limosna.

Mrs. Clinton pretende ser compasiva hacia los inmigrantes, pero en una entrevista retransmitida por la cadena CNN afirmó: “Tenemos que mandar un mensaje claro de que sólo porque tu hijo haya cruzado la frontera, no significa que ese niño (tu hijo) pueda quedarse” en EEUU.

Además, Mrs. Clinton prefiere pasar el tiempo en lugares fresas con sus amigotes adinerados, en vez de visitar los barrios latinos de Las Vegas, Reno o San Jacinto. Si entrara en el restaurante Pepe´s Tacos, de Las Vegas, probablemente ofendería a sus huéspedes pidiendo pescado noruego con pinos, en vez de sus famosos Super Burritos. Claramente, no es una de nosotros.

Por si fuera poco, en una reciente conferencia, Mrs. Clinton acusó a la religión de ser causa de desigualdad y sostuvo que “los códigos culturales profundamente asentados, las creencias religiosas y los prejuicios estructurales, tienen que cambiarse.” Lo que dice es muy grave. La libertad religiosa es un derecho fundamental que los latinos valoramos muchísimo, pues somos predominantemente cristianos. Sin embargo, si Mrs. Clinton y sus aliados ganan el 8 de noviembre, mandarán a la Virgen de Guadalupe de vuelta a México y nuestro queridísimo San Juan Diego Cuauhtlatoatzin romperá a llorar por ello.

Mrs. Clinton y sus seguidores (como el senador por Nevada, Harry Reid) no representan a la mayoría de los votantes hispano-americanos. Su radical ideología, que también apoya la financiación federal del aborto, intenta por todos los medios que nuestros queridos símbolos y valores cristianos desaparezcan del espacio público. Al final, los “clintonitas” transformarán las iglesias en clubes sociales, antros o museos, golpeándonos en el corazón de nuestra cultura.

¿Por qué votar por Mrs. Clinton cuando viola nuestra conciencia en cuestiones tan relevantes como la defensa de la vida, el sexo y el matrimonio? La Fiesta Guadalupana es mucho más que canciones y bailes. La fiesta de San Felipe de Jesús es algo más que un cuento pintoresco. Nuestra religión nos habla de amistad, de generosidad, de compasión y de tolerancia; y nada de lo que nos ofreciera el Gobierno podría sustituirlo.

Como hispano-norteamericano, me ofende la falta de sensibilidad de Mrs. Clinton hacia nuestras tradiciones más sagradas. Estoy harto de las pretenciosas aperturas que ha hecho para intentar que la votemos en masa, como si fuéramos un puñado de idiotas. Somos un pueblo independiente, orgulloso, temeroso de Dios, magnánimo y en el que se puede confiar, que prefiere hablar con claridad y sin rodeos. Decenas de miles de nosotros han muerto defendiendo la Constitución de EEUU, su bandera y los sueños de bienestar de nuestros hijos.

América está en una encrucijada. Si Mrs. Clinton gana el 8 de noviembre, una radicalizada Corte Suprema destruirá los ricos valores y la cultura de nuestra comunidad latina, sus colegios auto-gestionados y su espíritu empresarial. Impidamos que nos quiten nuestra religión. Luchemos con el valor con el que nuestros hermanos se enfrentaron a la persecución de los cristianos en México, durante los años veinte. Si en el futuro encuentra a San Juan Diego Cuauhtlatoatzin llorando en la Basílica de Guadalupe, no se sorprenda.

Junípero Serra y la Virgen de Guadalupe cuentan contigo.

Autor: Javier M. Piedra es un hispano-norteamericano que emigró de Latino América a Estados Unidos en 1959. Tiene un Máster of Arts de la John Hopkins School of Advanced International Studies. Ha trabajado durante muchos años en Latino América y en Asia Central.

La Opinión expresada en este artículo no es la opinión, referencia o cualquier expresión hecha aquí no la de este medio.
Por Javier M. Piedra

Acerca del Autor

Related Posts

"Edith Encalada y El Mariachi del Divo Alma de Juárez graban disco en homenaje a Juan Gabriel"

Muere Dolores O'Riordan, vocalista de The Cranberries

La Flor de Michoacán opens at Texas Station,

LA/LA COMIENZA CON CIENTOS DE PROGRAMAS Y EXHIBICIONES TEMÁTICAS

RECORDANDO JERRY LEWIS, ÍCONO DE LA COMEDIA

Clima

May 25, 2018, 6:07 am
Parcialmente Nuboso
Parcialmente Nuboso
20°C
sensación térmica: 23°C
presión: 1010 mb
humedad: 100%
viento: 0 m/s N
Ráfagas: 0 m/s
UV-Index: 0
salida del sol: 5:45 am
puesta de sol: 8:17 pm
 

Edición Impresa

Jueza prohíbe a Trump el bloqueo de críticos en Twitter

Aaron Schlossberg asegura que no es racista

Trump y la penitencia de Venezuela

Ministro francés advierte de serio riesgo de guerra con Irán

Grupo de Lima dice que no reconoce resultados en Venezuela

Cantera o el abandono de las políticas públicas para atender la pobreza

Irán dice respaldo europeo a acuerdo nuclear no es suficiente: IRNA

Lo que se sabe de Dimitrios Pagourtzis, el joven asesino

Venezuela: baja afluencia de votantes en las elecciones

Texas: al menos 10 muertos en un tiroteo en una escuela secundaria de Santa Fe

Edición Impresa Especial

Clasificados

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com